NUEVA CANCIÓN DEL AMOR SINCERO CON UNA MIRADA FURTIVA DE MARIO BENEDETTI
enero 31, 2010, 7:07 pm
Filed under: Uncategorized
Diego Leonardo
Benedetti en el epígrafe del poema “Canción del amor sincero” dice que la luna no es plateada ni de nácar, que es blanca y tiene cráteres. A pesar de esta realidad, desde nuestra perspectiva terráquea y con los ojos físicos y los del alma, los enamorados pueden seguir viajando por senderos inimaginables del amor, bajo la luz de la luna en una noche estrellada y rodeados de otras lunas adheridas a sus sueños.
El hombre  puede ser fiel por naturaleza, como por naturaleza voluptuosamente promiscuo.

No se bien hasta cuando amarte, si por un instante, un siglo  o toda la eternidad;

Te seré fiel algunas veces, otras, aceptaré mi hiperbórea voluptuosidad;

Caminaré contigo tomados de las manos, bajo la luz de la luna, al son de los golpes de una lluvia enamorada y desatenta;

Colmaré mi huerto de rosas para ti, y regalaré a otros seres, a otros espíritus, a otros amores;

Nuestro amor tendrá tristezas; pasará por muchos problemas y discusiones, así no lo queramos;

En el transcurso de nuestras vidas miraremos, yo a otros seres incitadores de mi pasión, tú a otros seres causantes de tu desazón…A la larga todo estará bien.

Eres parte de mi todo, y un gran pedazo de mi cielo; has hecho mucho para justificar mi existencia; pienso mucho en eso;

¡Sabes!…A veces te olvido, a veces te extraño, no siempre te deseo, pero habitas mi alma;

Se que no nos ansiaremos ni  comeremos todos los días ya que podemos por tiempos cansarnos de nuestros sexos, de nuestras risas, de nuestras ansias;

Tu forma de ser, tus emociones, y hasta tu cuerpo y sudor se harán fastidiosos en ocasiones a mi mirada de fuego líquido, pero no enjuagues con llanto tu rostro, todo volverá a la antigua calma tempestuosa;

Habrá momentos en que sentiremos odio mutuo, desearemos terminarlo todo, y quizá lo terminemos;

A pesar de todo, te amo hoy, y espero que nos sigamos amando hasta ver todos los amaneceres de nuestro amanecer;

Construiremos nuevas rutas hacia nosotros; compartiremos lo compartible; haremos oídos sordos a los rumores de la polvareda, y escucharemos los susurros del viento en nuestros costados;

De verdad, hoy, en medio de esos movimientos rítmicos que canta el azar puedo decirte con ímpetu indómito de corceles axiófagos: Te quiero;

Mañana?…Veremos nuevos cantos y escucharemos otros pasos;

Tú y yo de nuevo encabritados, con una música en lontananza de Paul Gerardy.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: