NOCHES CON JERA
enero 31, 2010, 6:04 pm
Filed under: Uncategorized

Diego Leonardo

Que bien te luce ese jugar sonoro.

Somos tú y yo habitando un recodo de la noche.

Llueve a fuera, hace mucho calor en nuestros cuerpos.

El agua que crepita por tu piel me incita. Es bastante sonoro.

Siento el latido del corazón de cada gota.

Guardemos el secreto de nuestro refugio y nuestras existencias.

Así, te miro, déjame mirarte hasta embriagarme.

Mi mundo es mimarte hasta ya beodo viajar contigo a los confines de la imposibilidad posible de un nuevo surrealismo.

En esta noche quiero hacerte el amor, quedarme prendido en tu cuerpo.

Buscarte en las propias entrañas de nuestro deseo y nuestra sonrisa. Son una sola. Somos uno solo. La química de la pasión es surrealista.

Es indecible el deleite de mi sexo en tu sexo.

No sé de cuantos versos consta esta estrofa,  no resisto más…

Mi boca la paso por cada uno de tus espacios.

Ese cuerpo desnudo que me provoca.

Olvidaba decirte que le escribí a cada parte de ese cuerpo.

Todo pasa sigiloso por mi lente, por mi entusiasmo.

Retuerzo el tiempo y me encuentro con un Dalí que ya lo había delineado.

Invento un gran masturbador. Dalí lo había fraguado en colores, sólo que  faltaron dos seres únicos, y un amor único, y un erotismo único.

Compré una lira para cantarte siempre en eterna fiesta.

He nacido para encontrarte.

Te he soñado en desnudos ritmos.

Antes de hallarte ya te tenía.

Mis sueños son mi memoria y mi memoria eres tú.

Sabes que pienso tanto en el romanticismo del siglo diecinueve.

Otras muchas cosas fluyen en mi mente, como en la necesidad que tengo de habitarte.

Acuéstate serena, también lo haré. Fusionemos agua, brandy, luz tenue, música de Mozart, unos tragos de pasión y otros de espera. Bebámonos.

Cierta vez escribí en una noche un regreso en el tiempo para hablar con el Durmiente Del Valle De Rimbaud…

Quisiera que fueras conmigo; es posible rehacer el poema y viajar los tres a una orgía tal vez posible.

La literatura nos da la visa y la insistencia el pasaporte.

Esta misma palabra la utilicé en mi regreso a Rimbaud.

Insistencia. Pasará la Historia, pasarán los años, mas tú en mi no  pasarás.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: