MUERTE DE JERA
enero 31, 2010, 6:05 pm
Filed under: Uncategorized

Diego Leonardo

Recuerdo cuando juntos nacimos al amanecer, y tú mirabas absorta.

Cual Pigmalión enajenado doy vida a la obra de mi cerebro, cuerpo y lágrimas.

Sabía que al final embarcarías y al doblar el recodo de las sombras de la noche ni imaginabas que yacía aún sentado frente al mar dibujándote…

Habito el mundo entre cachivaches y deseos, entre demencia y beodez.

Mi boca y mi lengua de nuevo saborean la obsesión de esa línea vertebral de tus caderas.

Volteo así tu cuerpo, en espirales y mis anhelos detienen la embestida en pleno lago libidinal de las pulsiones.

Mis dedos recorren tus orificios. Allá embriago mis instintos.

Todo el sentimiento en este canto surreal de colores, sabores, sonidos, y esa magia musical de ese danzar que convierte tu sexo en derroche de deseos.

Un nuevo Aleph distinto al de Borges he inventado para ser contigo y habitarlo en una extinción lenta de agonía macabra.

Desde acá, desde el poema te miraba yacer en la semilla y preparaba obnubilado la llegada de la noche.

Llegaste por fin cuando empezaba a dibujar apenas nuestra tropicalidad, en un poema mortal de enamorados.

Eres mi pluma, sin embargo me escribías.

Un grito azul pálido en la oscuridad unos minutos antes…

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: