LEONARDO INICIA UN ROMANCE EN LA PLAZA BROLETTO
enero 31, 2010, 6:52 pm
Filed under: Uncategorized

Diego Leonardo

Dmitri Merezhkovski, con su estilo nítido y engolosinador, contó que el día 4 de febrero de 1500 Leonardo partía hacia la Villa de Su amigo Girolamo Melzi, en Vaprio, ya que Leonardo había hecho una pausa en la construcción del canal de la Mastesana.

Vaprio se levantaba a la izquierda de Adda en una saliente sobre el río.  Cuando Leonardo se arrimaba a la terraza  divisaba la verde llanura de  Lombardía,  entre Bérgamo, Trevilio, Cremona y Brescia.  En verano las inmensas praderas húmedas exhalaban el olor de los henos.  En  los campos, el trigo candeal  y el centeno,  lujuriantes, ocultaban hasta la cima los árboles frutales

La cima, los árboles frutales, unidos por viñas de la tal manera que las espigas se continuaban con las manzanas, las peras, las cerezas y los ciruelos.  Toda la llanura semejaba un inmenso  vergel.

Entre la riente llanura de Lombardía, donde cada pedazo  de tierra se hallaba cultivado por la mano del hombre, y las masas silvestres y desérticas de los Alpes, Leonardo sintió el mismo contraste lleno de armonía que entre el  tranquilo Mastesana y el Adda mugiente e impetuoso.

Leonardo prefería la soledad, y sin poderlo evitar trabó amistad con el pequeño Francisco, hijo de su huésped. El niño tímido, pudibundo como una chiquilla, se mostró amigo durante algún tiempo.

Cierto día su padre le envió al cuarto de Leonardo.  Allí pudo observar cristales multicolores con los que Leonardo estudiaba las leyes de los colores.  También le enseñó al niño la cámara  oscura, además el higrómetro.  El niño Francisco se maravillaba y recordaba  con desdén a su viejo maestro Lorenzo, Abad repulsivo por cierto. Se sentía girando en el espacio con los instrumentos de óptica, mecánica, acústica e hidráulica.  Escuchaba a su nuevo maestro con atención. Leonardo, con su aspecto dominante,  le entregaba al niño la máxima ternura y su espíritu científico.  Con los mayores era reservado, pero con el niño Francisco hablaba con toda confianza y sencillez.  Sentía  que al lado de Francisco se instruía y pensaba que si no se convertía en niño no podía entrar en el mundo de la ciencia.

Leonardo era un hombre que se despierta demasiado temprano, cuando todavía no ha amanecido y todo el mundo duerme.  Escribía para  el porvenir, para algún remoto espíritu gemelo; para él, sólo madrugaba con el alba y labraba el surco en la tierra donde había de fructificar la semilla.

Leonardo y Francisco caminaban por las colinas, valles y bosques de los alrededores.  En ocasiones se remontaban en el río y se embriagaban con la belleza del paisaje. Francisco cantaba y Leonardo lloraba discretamente  mientras acariciaba   sutilmente  la cabeza del niño. Pensaba que  el gran amor es hijo del gran conocimiento y  Francisco asumía que Leonardo todo lo sabía y todo lo amaba.

En cierta ocasión, Leonardo notó que Francisco se aferraba contra él y con sonrisa, afectuosa, le dice: ¿Tienes miedo?

El niño responde: no, con vos no tengo miedo. Luego de un breve silencio, Francisco le pregunta: ¿ es verdad que os vais a ir pronto ?

Sí,  Francisco.

¿ A dónde ?.

A la Romaña, al servicio  de César, Duque de Valentino.

¿La Romaña ?…¿Y está lejos ?..

Ciertamente Francisco, allá donde se encuentran el cielo, la mar, la tierra y nuestras miradas repletas de ansiedad. -repuso Leonardo en tono candoroso-

Entonces, ¿ no nos volveremos a ver ?

¡ Claro que nos volveremos a ver !

El niño se quedó pensativo, luego de pronto,  en un impulso de ternura  rodeó con sus brazos el cuello de Leonardo,  se  aprieta contra él, le besa y le murmura al oído: ¡Oh, meser Leonardo, llevádme con vos!.

Una sonrisa entretejida de nostalgia y profundo amor coloreó el paisaje.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: