CANCIÓN A JERA
enero 31, 2010, 5:57 pm
Filed under: Uncategorized

Diego Leonardo

La imagen de tu cuerpo en mi mente desliza sus manos desnudas por mi piel desnuda.

Tu mirada en mi mirada deja huellas imborrables de los besos de tus labios diademados.

Camino de soslayo por tu sexo penetrando los resquicios de tu cotidianidad.

Recorro uno a uno tus espacios cuerpo a cuerpo pasión a pasión.

Los pensamientos insisten: Tu cuerpo es mi cuerpo, tu pasión es mi pasión  tu angustia es mi angustia.

El recuerdo de tu desnudez en el sofá levanta una sonrisa lúbrica vespertina.

Mis deseos siguen anclados en ese frenesí de caderas cual paisaje lacerante.

Contemplo extasiado los cuerpos entrenzados  Tu pubis  mi pubis nuestras existencias.

Camina caminante hacia mi caminante  Tu cuerpo en mi cuerpo en posesión sonora.

Dibujo con mis pensamientos la zona frondosa de tu piel para vivir el poema.

La vejez arremete sin tregua, mi pasión cabalga delante  la muerte se muestra airosa

Insisto entonces…

Todo se va  todo se va  Me aferro a la pasión

Desbocada.

Submarino soy en tus aguas musicales navegando hacia una aurora pronta a despertar.

Escribo en mi cuerpo líneas de amor cuando te veo tan lejos cuando te siento tan cerca.

Que me importa a mi del mundo si no te tengo!  Viajaré al poema de blancas columnas, muslos blancos;  Rubén Darío sigue imperturbable.

Sinfonía en un azul de primavera sonaba en mi mente entonces mientras pensaba en lo difícil que resulta decir lo que se siente cuando el amor se extiende más allá de lo que un hombre puede amar.

Mi lengua redibujando los trazos de tu cuerpo fusiona ansias fantasías y colores en una fiesta orgásmica.

Mi ser con tu ser en uno solo se conjugan lóbulo  cabeza  boca  lengua deleitosa toda,  Toda.

Poso mi cabeza en tu pubis crisol de armonía y destellos intensos de motivos de existencia.

En tu aliento me esfumo al apuntar la madrugada.

Te poseo entonces en el mismo sofá después del brindis.

Tus palabras saetas ardientes de amor y pasión se enroscan feroces en mi erotismo.

La agonía lacera la calma definitiva de un beso.

A ti me debo  tu a mi te debes.

Las cabriolas de aquella niñez en tu existencia invaden todos los infinitos espacios de mi humanidad.

Tómame, ámame.  Te buscare  cabalgando indómito en tus pelos nacarados.

Por ti Jera todo lo doy  todo lo pierdo  todo lo soy durmiendo en tu. Vientre  enamorado.

Llanto  recuerdos  besos en mis pensamientos fugitivos.

No importa que los cielos enturbien la estancia. Allá en el horizonte se dibuja un recuerdo vago de Paul Gerardy

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: