BRETON VISITA EL CAFÉ DONDE SOLÍAMOS IR
enero 31, 2010, 6:11 pm
Filed under: Uncategorized

Diego Leonardo

El ambiente está dispuesto. Arpegios enmarcan la sala principal del café. En una mesa redondeada, una botella de whisky, tres copas de cristal; tres sillas: una para ti Jera, la segunda para nuestro amigo, y la tercera para mí. Es urgente reescribir la historia. Esta historia.

Calmados, entendemos que el azar, gran escritor de lo inesperado, nos enfrenta en sus propios renglones, a que deshilvanemos el ovillo de sueños, alegrías y ese estado innombrado de  los apegos. Todo el tiempo transcurrido en estos mismos sitios, bebiendo y acariciando el espacio de un amor imposible…Por ahora.

El espectro de la indecisión canta a lo lejos, y a lo lejos se escucha el chillido de lobos hambrientos, mientras seguimos ahítos de whisky. La música entona las letras de baladas, tangos, rancheras, melodías que nos ayudarán a madurar en años y a perdernos en los senderos del amor. Todas las historias son la historia de los amantes que llegan y que muy pronto se van. Amores furtivos, besos interruptos, hombres sedientos de pan, vino y ese desventurado amor.

Si nos invitamos  a visitar el café donde solíamos venir, es porque se vislumbra una gotera en la mar y un leve cantar que puede hacer germinar las tempestades en plena calma ecuatorial. Qué coincidencia!, Llueve al momento, y en esas aguas bogamos a tomar la gota y escuchar el cantar allende el mar.

No se qué proponen ustedes… Espero. He esperado desde aquel átomo que Demócrito lanzó a los tiempos del diez y nueve. Cumplí la cita con el Durmiente de Rimbaud, y aún podré esperar que el espacio serpentee en los pensamientos de este whisky y en el alma de esta mesa y en el sentimiento del momento en un crujir de labios.

No calles Santiago en esta historia. Esta hace parte de la otra, en la cual nos mecemos con los ideales del hombre social. Esa historia es grande, y sin estas, la de Jera, tu historia personal y mis signos, no existiera. Escribe y deja girar en arreboles los garabatos forjados en la comprensión de esa Historia.

Jera, ten calma. Apacienta tus desvelos. No temas sembrar en un valle desconocido. Atrévete. Cultivaremos un mundo que pide comprensión, tolerancia, participación. El reto nos lo exige este Café adormecido en el tiempo, pero vital con nuestras ansias.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: